UROLÓGIAS

Pruebas urológicas

Tecnourology dispone del material necesario para llevar a un diagnóstico preciso de la patología urológica que sufre el paciente. Aquellas pruebas que supongan un disconfor para el paciente se realizan bajo sedación anestésica, evitando en todo momento las molestias y el sufrimiento.

Biopsia transrectal

¿Cuándo es recomendable hacerla?

Cuando los valores de PSA y/o el tacto rectal son anormales puede estar indicada la realización de una biopsia prostática.

La biopsia se realiza sin dolor a través del recto dirigida mediante ecografía transrectal, pudiendo tomarse 10 o más muestras según sean necesarias.

¿Cómo se hace una biopsia de próstata?

Consiste en tomar una pequeña muestra de la misma para analizarla posteriormente. Se realiza con una aguja fina con la que el médico pinchará en su próstata extrayendo un pequeño fragmento de la misma. Extraerá como mínimo 10 fragmentos, dependiendo de las zonas sospechosas.

¿Cómo debo prepararme para la biopsia?

Para realizar la biopsia de la próstata es necesario que el recto (ano) esté limpio, por ello no debe comer nada desde la noche anterior. Antes de acudir a la realización de la biopsia es necesario la evacuación del contenido rectal.

Normas a seguir para la biopsia prostática

-   No es necesario estar en ayunas

-    Acudirá con estudio de coagulación completo, preferiblemente, comprobada su normalidad, bien por su urólogo, médico de cabecera, médicos de esta unidad, etc.

-    Si es posible, aporte otras pruebas diagnósticas realizadas

-    Consulte previamente sobre la medicación que toma de forma habitual, ya que debe abstenerse de tomar medicación anticoagulante (Sintron, Adiro, Tromalyt, Disgren, Aspirina, Plavix, Tiklid, Ticlodone, Persantin, Flolan, Bioplak, Asasantin, Ascal, Algunos antigripales……..), desde varios días antes al de la biopsia.

-    Aunque no imprescindible, es conveniente acudir acompañado el día de la prueba y no conducir posteriormente a la misma. Deberá tomar un antibiótico según las indicaciones de su médico

¿Qué me puede pasar después de la biopsia?

En los días posteriores es normal la expulsión de sangre con la orina, a través del ano o con las eyaculaciones en los días siguientes, en cantidad moderada.

Si presenta dolor, habitualmente moderado, podrá utilizar los analgésicos habituales.

En caso de dolor incoercible, fiebre o algún otro síntoma que considere fuera de lo normal, consulte de forma inmediata con esta Unidad o acuda al Servicio de Urgencias.

¿Qué riesgos tiene?

La biopsia es un procedimiento en el que se pincha la próstata y por tanto tiene una serie de riesgos como son:

-    Retención de orina: es posible que usted se quede sin poder orinar por inflamación de la próstata, esto obligará a su médico a poner una sonda en la vejiga para sacar la orina durante unos días hasta que baje la inflamación.

-    Hemorragias: puede sangrar abundantemente por la uretra o por el ano.

-    Infección: para evitarla su médico como norma le mandará un antibiótico.

Si después de la biopsia usted tiene hemorragia abundante por la uretra o por el ano, fiebre, vómitos debe acudir a su médico.

¿Cuánto tardan los resultados?

Los resultados de la biopsia tardarán unos días porque es necesario examinar las muestras a través de un microscopio.

Cistoscopia

Es un procedimiento para ver el interior de la vejiga y la uretra. En Tecnourology disponemos del instrumental más moderno y menos doloroso, como es el Cistoscopio flexible.

 

¿Para qué se realiza el examen?

-    Verificar si hay cáncer de la vejiga o de la uretra

-    Diagnosticar y evaluar trastornos de las vías urinarias

-    Diagnosticar infecciones vesicales recurrentes

-    Ayudar a determinar la causa de dolor al orinar

¿Cómo se realiza el examen?

La cistoscopia se realiza con un cistoscopio, una sonda especial con una pequeña cámara en su extremo (endoscopio). Existen dos tipos de cistoscopios cuya elección variará dependiendo del pronóstico del examen:

  1. El cistoscopio estándar rígido

  1. El cistoscopio flexible: Mas moderno, menos doloroso y el que disponemos en nuestra unidad.

El procedimiento generalmente tarda de 5 a 20 minutos. Se lava la uretra, se aplica anestesia local y luego se introduce el cistoscopio a través de la uretra hasta la vejiga.

A través del cistoscopio, se inyecta agua o una solución salina para llenar la vejiga. A medida que esto sucede, a usted se le solicitará que describa la sensación y su respuesta revelará información acerca de su afección.

Mientras el líquido llena la vejiga, la pared vesical se va estirando, permitiéndole al médico observarla en su totalidad. Cuando la vejiga se llene, se sentirá la necesidad de orinar; sin embargo, debe permanecer llena hasta completar la evaluación.

Si aparece algún tejido anormal, se puede tomar una pequeña muestra (biopsia) a través del cistoscopio y enviarla a un laboratorio para su análisis.

Lo que se siente durante el examen

La persona puede sentir una ligera molestia con el paso del cistoscopio a través de la uretra hasta la vejiga. Asimismo, experimentará una fuerte y molesta necesidad de orinar cuando la vejiga esté llena.

Si se toma una biopsia, puede sentir un rápido pinchazo y, después de retirar el cistoscopio, es posible que la uretra quede dolorida. Se puede experimentar una sensación de ardor durante la micción por uno o dos días.

Valores normales

Se espera encontrar una vejiga de paredes lisas, con forma, tamaño y posición normal, sin obstrucciones, tumoraciones ni cálculos.

Significado de los resultados anormales

-    Cálculos en la vejiga (cálculos)

-    Descompresión de la pared vesical

-    Uretritis crónica

-    Anomalía congénita (presente al nacer)

-    Quistes

-    Divertículos

-    Vejiga irritable

-    Pólipos

 

-    Anomalías de la próstata:  próstata sangrante, agrandamiento de la próstata,        obstrucción prostática

-    Lesión traumática de la vejiga y de la uretra

-    Tumores

-  Úlcera

-    Estenosis uretral

 

¿Cuáles son los riesgos?

Existe un ligero riesgo de sangrado excesivo cuando se toma una biopsia. Igualmente, hay algún riesgo de ruptura de la pared vesical por el cistoscopio o durante la biopsia.

Consideraciones especiales

Usted debe asegurarse de tomar de 4 a 6 vasos de agua al día después de la cistoscopia.

Usted puede notar una pequeña cantidad de sangre presente con la orina después del procedimiento. Si el sangrado continúa después de orinar tres veces, consulte con su médico.

Póngase en contacto con el médico si desarrolla alguno de estos signos de infección: escalofrío, fiebre, dolor  o disminución de la diuresis.

Ecografía

Es un procedimiento seguro que utiliza ondas de ultrasonidos para obtener imágenes de muchas de las estructuras de nuestro organismo.

Tipos

1. Ecografía abdominal. Estudio ecográfico que explora la vesícula biliar, el hígado, las vías biliares, riñones, páncreas y bazo. Incluye también la aorta y el retroperitoneo.

¿Cómo se realiza?

El paciente se tumba en una camilla boca arriba de manera que el abdomen quede expuesto a la exploración. El ecografista (médico radiólogo que realiza la prueba) le extenderá sobre la piel un gel (medio transmisor de los ultrasonidos). Realizará la exploración con un instrumento llamado transductor (similar a un micrófono) que deslizará por el abdomen, pidiéndole que colabore con la respiración cuando se lo indique. El doctor sigue la exploración en un monitor de televisión que tiene el ecógrafo y obtendrá fotografías de las áreas de interés.

¿Qué duración tiene la prueba?

Aproximadamente 15 minutos.

¿Es un procedimiento doloroso?

No.

¿Qué preparación previa es necesaria?

Para obtener la mayor información posible de este estudio conviene evitar la presencia de gas intestinal, ya que interfiere con los ultrasonidos. Por ello le rogamos que se mantenga en ayunas durante las ocho horas previas y evite durante el día anterior los alimentos flatulentos (legumbres, verduras y frutas, pan y pastelería, bebidas con gas). A modo de orientación, los siguientes alimentos producen poco gas: caldo, tortilla francesa, carne o pescado a la plancha, flan. No dejar de tomar su medicación y si es diabético consúltelo a su médico. Los estudios ecográficos de riñones, partes blandas (tiroides, testículos,…) mama, vasculares y trasplante renal no necesitan preparación previa.

2. Ecografía pélvica. Esta exploración sirve para explorar fundamentalmente útero, ovarios y vejiga. En hombres, la vejiga y la próstata. Cuando es necesario un mayor detalle del útero, ovario o tejidos circundantes, se realiza un estudio especial con un transductor especial de alta resolución que, esterilizado previamente, se introduce por la vagina.

¿Cuál es la preparación necesaria?

Se puede comer normalmente. Resulta conveniente tener la vejiga llena por lo que es necesario beber abundante agua empezando una hora antes y terminando 30 minutos antes de la prueba, y no orinar antes de la realización de la exploración.

Estudio urodinámico

Es un estudio funcional que permite obtener datos relacionados con los fenómenos que ocurren durante la micción en sus dos fases o etapas, el llenado y el vaciado de la vejiga, estableciendo criterios de normalidad y anormalidad de dichos fenómenos.

¿Cómo se realiza?

Para la realización de este estudio se colocan 2 pequeños catéteres en la vejiga a través de la uretra. Mediante uno de ellos se infunde solución salina estéril en la vejiga para simular el llenado fisiológico de la misma y el catéter restante se utiliza como un sensor de presión con el cual se miden las presiones en la vejiga.

Por otro lado, se realiza la medición de la presión dentro del abdomen utilizando un sensor de presión del abdomen intrarrectal (un pequeño balón dentro del recto). Estos datos se registran y se grafican en un equipo de urodinamia.

Cuando se alcanza la capacidad vesical máxima se indica al paciente que orine, obteniéndose en el equipo de urodinamia un trazado o registro simultaneo de las presiones de evacuación y una curva del flujo urinario.

¿Qué se valora en el estudio?

El estudio urodinámico permite evaluar alteraciones en el funcionamiento de la vía urinaria, como por ejemplo:

- La incontinencia de orina

- Los trastornos de la sensibilidad durante el llenado vesical (en pacientes que presentan aumento de la frecuencia miccional)

- Obstrucción urinaria

- Imposibilidad o dificultad para evacuar la vejiga (en pacientes con patología neurológica que involucre el funcionamiento del aparato urinario inferior)

 

En Hospital Quiron Bizkaia disponemos del equipo de Urodinamia HELIX de última generación, integrado dentro de la Unidad del Suelo Pélvico.

Flujometría

Una flujometría es un examen que se realiza en pacientes que presentan determinados problemas en el momento de orinar. Mediante esta prueba se determina el flujo (volumen de orina por unidad de tiempo) del chorro urinario.

En esta prueba se mide la cantidad de orina que la vejiga del paciente es capaz de orinar por segundo, la duración de la micción y cualquier cantidad de flujo intermitente.

¿Qué se valora en el examen?

Gracias a esta prueba se conocerá el estado en el que se encuentran las vías urinarias, se detectará si existe alguna obstrucción de la salida de la vejiga o debilidad de la misma, la fuerza de los músculos urinarios, la capacidad de la vejiga, etc.

¿Cómo se realiza la prueba?

El procedimiento es muy simple: el paciente tiene que orinar en un inodoro portátil. El resultado de esta prueba es un gráfico en el que aparece reflejado el volumen de orina frente al tiempo que se ha tardado.

¿Qué preparación previa es necesaria?

Como lo único que tiene que hacer el paciente es orinar, esta prueba no requiere de ninguna preparación. Principalmente, se le pedirá al paciente que no orine durante las dos horas antes del examen y que beba cierta cantidad de líquidos antes de ir a la consulta para que la vejiga esté totalmente llena cuando se realice la prueba.

Además, el médico puede indicarle al paciente que no tome antibióticos ni medicamentos en los días previos, pues éstos podrían modificar los resultados del examen.

¿Es un procedimiento doloroso?

Es importante saber que esta prueba sólo requiere orinar de forma normal y que, en ningún caso, es dolorosa ni traumática.

¿Qué resultados pueden obtenerse es esta prueba?

Una vez finalizada la prueba, se obtienen unos valores que deben ser estudiados por el especialista. Los datos que se obtengan se comparan con unas tablas medias. No obstante, cada persona es diferente al resto y estar por encima o por debajo de las medias no es ni bueno ni malo por sí mismo. Debe ser el médico el que determine si los resultados obtenidos están fuera de lo normal en función de la persona que haya realizado la prueba.

Valores anormales

Cuando el flujo promedio es inferior a lo esperado, se sospecha que existe alguna obstrucción en la salida de la vejiga o que el músculo de la vejiga está debilitado.

En estos casos, cuando el médico considera que los resultados son anormales, será necesario realizar otras pruebas que determinen exactamente la causa para, de esta forma, ponerle remedio lo antes posible.

Uretrocistografía

La uretrocistografía es un estudio radiológico, muy frecuentemente utilizado en urología, que se indica para la evaluación de diferentes alteraciones, como por ejemplo estrechez o afinamiento de la uretra, reflujo de orina e infecciones urinarias reiteradas entre otras patologías.

Para su realización se aplican rayos X y material de contraste, habitualmente a través de la uretra, para poder evidenciar la anatomía y función de la vía urinaria baja, uretra y vejiga.

¿Cómo se realiza la prueba?

Después de proceder a la higiene de los genitales con una solución antiséptica, se introduce un catéter a través de la uretra hasta la vejiga. Mediante este catéter se aplica el medio de contraste y luego se realiza la toma de imágenes (placas radiográficas) de la vía urinaria. El procedimiento es guiado a través de un monitor (radioscopia).

Lo que se siente durante el examen

Es posible que durante la realización del estudio el paciente experimente cierto grado de molestia, ardor o ganas de orinar, situación que puede persistir una vez finalizado el estudio. También puede producirse un pequeño sangrado a través de la uretra que, en general, se auto-limita y no genera mayores inconvenientes.