PATOLÓGIAS

Disfunción eréctil e infertilidad

La disfunción eréctil (a veces llamada incorrectamente impotencia) es la incapaciad repetida de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual satisfactoria. La modalidad del tratamiento viene dictada por el problema específico que causa la disfunción eréctil. El primer paso es definir la causa, si es posible, y luego intentar la solución más sencilla y menos arriesgada. En síntesis, las distintas alternativas terapéuticaspueden incluir, cambiar hábitos de vida, suprimir medicamentos que pueden estar provocando DE, tratamiento con medicamentos orales, terapia transuretral o inyección, tratamientos hormonales, dispositivos de vacío, implantes peneanos…

Disfunción Eréctil

¿Qué es?

La disfunción eréctil (DE) o impotencia erigendi (a veces llamada incorrectamente sólo impotencia) es la incapacidad repetida de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual satisfactoria. También está relacionada con tener erecciones breves.

Aunque puede decirse con seguridad que todo hombre experimenta de vez en cuando dificultades para mantener la erección, la disfunción eréctil se define como la incapacidad para mantener una erección suficiente para el coito en, al menos, el 25% de los intentos.

La palabra “impotencia” también puede usarse para describir otros problemas que interfieren con la relación sexual y la reproducción, tales como la falta de deseo sexual y los problemas con la eyaculación o el orgasmo. El uso de las palabras disfunción eréctil deja en claro que esos otros problemas no están implicados.

La DE es una situación muy frecuente; se ha calculado que afecta -en mayor o menor grado- a la mitad de los hombres entre los 40 y los 70 años. Sin embargo, no es un tema que se trate abiertamente, pues forma parte de la vida íntima de los individuos y de las parejas. Mitos y expectativas culturales de la sexualidad masculina han impedido a muchos varones buscar ayuda para un trastorno que puede beneficiarse, en la mayoría de los casos, de un tratamiento relativamente sencillo.

Causas

En los hombres mayores, la DE generalmente tiene una causa física, como una enfermedad, lesión o efectos secundarios de medicamentos. Cualquier trastorno que cause una lesión en los nervios o que deteriore el flujo de sangre al pene puede causar DE. El porcentaje de casos aumenta con la edad, pero no es necesariamente una parte inevitable del proceso de envejecimiento.

  1. La causa más común de DE es el daño a los nervios, arterias, músculos lisos y tejidos fibrosos, a menudo como resultado de una enfermedad. Enfermedades tales como la diabetes, afecciones del riñón, alcoholismo crónico, esclerosis múltiple, arteriosclerosis, psoriasis, enfermedad vascular y enfermedad neurológica son responsables de alrededor del 70 % de los casos de DE. Entre el 35 y el 50 % de los varones con diabetes padecen DE.
  2. También la cirugía (especialmente la cirugía radical de próstata debido a cáncer) puede lesionar nervios y arterias cerca del pene, causando DE. Una lesión en el pene, la columna vertebral, la próstata, la vejiga y la pelvis puede llevar a DE, produciendo lesión en los nervios, músculos lisos, arterias y tejidos fibrosos de los cuerpos cavernosos.
  3. Además, muchos medicamentos comunes -medicamentos para la presión arterial, antihistamínicos, antidepresivos, tranquilizantes, supresores del apetito y cimetidina (un medicamento para la úlcera)-pueden causar DE como efecto secundario.
  4. Los expertos piensan que factores psicológicos, tales como el estrés, la ansiedad, la culpabilidad, la depresión, una baja autoestima y el miedo a no desempeñarse en el coito como se espera, causan del  10 al 20 % de los casos de DE. Los hombres con una causa física de DE, a menudo, experimentan el mismo tipo de reacciones psicológicas.
  5. Otras causas posibles son fumar, que afecta el flujo sanguíneo en las venas y arterias, y anormalidades en las hormonas, como por ejemplo una cantidad insuficiente de testosterona. La subida de prolactina que pueden producir algunos fármacos como ansiolíticos, antipsicóticos (risperidona, olanzapina, halperidol) puede provocar también impotencia. Las causas hormonales suelen afectar asimismo el deseo sexual o libido.

Diagnóstico

-          Historia clínica. Interesa recoger problemas médicos actuales y previos, medicamentos que se estén tomando y antecedentes de problemas psicológicos (estrés, ansiedad, depresión). El médico también requerirá antecedentes sexuales, inicio de la DE, frecuencia, calidad y duración de cualquier erección, e investigará la motivación para el tratamiento y las expectativas del paciente. La DE es lógicamente cosa de dos, por lo que puede ser apropiado entrevistar a la pareja sexual (cualquiera que sea la preferencia sexual del paciente).

-          Examen físico. Incluye una exploración del área genital y un tacto rectal. Deben buscarse evidencias de otras enfermedades, hipertensión, diabetes, ateroesclerosis, daño nervioso, etc.

-          Cuestionarios. Los más utilizados son el IIEF (International Index of Erectile function) y su versión más sencilla: el test SHIM (Sexual Health Inventory for Men).

-          Pruebas de laboratorio. Se harán análisis de sangre para medir los niveles de testosterona y, si es necesario, los de prolactina para determinar si hay problemas del sistema endocrino. Pueden ser necesarios diversos exámenes específicos para detectar la DE, como pruebas de respuesta eréctil tras inyección de medicamentos que dilatan los vasos sanguíneos del pene, o detección de erecciones nocturnas mediante diversos dispositivos.

-          Técnicas de radiología diagnóstica. La cavernosometría y cavernosografía de infusión dinámica (DICC) es una prueba en la cual se induce una erección con medicamentos, se mide la capacidad de almacenamiento del pene, se hace una ecografía de las arterias del pene (para medir la presión arterial de estas arterias) y se realiza una radiografía del pene erecto para obtener datos anatómicos precisos. Sólo es necesaria en algunos casos de DE.

Tratamiento

  1. Cambiar los hábitos de vida que afectan a la salud de las arterias y venas: dejar de fumar, moderar el consumo de alcohol y de grasas, hacer algo de ejercicio y aprender a relajarse.
  2. Cambiar o reducir los medicamentos que puedan estar provocando DE, como algunos antidepresivos, diuréticos y betabloqueantes.
  3. El tratamiento más frecuente para los problemas de  erección, es el tratamiento oral mediante los llamados inhibidores de la fosfodiesterasa 5, sildenafilo (Viagra), tadalafilo (Cialis), vardenafilo (levitra)
  4. Terapia transuretral y de inyección. Consiste en inyectar medicamentos en el tejido eréctil para relajar los músculos lisos del pene y permitir que tenga lugar la erección. Los medicamentos inyectados suelen ser asociaciones de papaverina-fentolamina, o bien alprostadil.
  5. Yohimbina. Empleado como medicina popular durante años.
  6. Tratamientos hormonales. La terapia con testosterona está indicada sólo en hombres con hipogonadismo
  7. Dispositivos de aspiración (bombas de vacío). Colocación del pene en un cilindro plástico hermético donde se crea un vacío que hace que la sangre fluya hacia el pene. Después se asegura una banda alrededor de la base del pene para retener la erección, y el cilindro se retira.
  8. Prótesis de Pene. Deben implantarse quirúrgicamente. Aunque muchos pacientes se han beneficiado de la cirugía del implante, éste es un procedimiento irreversible.
  9. Cirugía vascular. Para los hombres cuya disfunción eréctil sea causada por problemas de las arterias o las venas del pene, la cirugía vascular puede ser una opción.
  10. Tratamiento psicológico. Esta indicado en aquellos hombres con problemas de erección de causa psicológica o mixta.

Enfermedad de la Peyronie

¿Qué es?

La enfermedad de La Peyronie o induración plástica del pene es un proceso caracterizado por una banda fibrosa en la túnica albugínea de los cuerpos cavernosos del pene.

Suele ser unilateral y tiene como consecuencia la desviación del pene durante la erección, dolor con la erección, acortamiento y disfunción eréctil.

¿A quién afecta?

Su prevalencia es, aproximadamente, de un 1% en la raza blanca, rara vez entre la raza negra y no ha habido casos descritos entre los orientales. Normalmente aparece en varones de edad media.

Alrededor de un 10% de los casos se asocia con la Enfermedad de Dupuytren o contractura de la aponeurosis palmar. Menos frecuentes son las asociaciones con la enfermedad de Ledderhose o fibromatosis de la aponeurosis plantar y la existencia de tejido fibroso en el lóbulo de la oreja.

Causas

Aunque su causa continúa siendo desconocida, la teoría más aceptada es que los múltiples microtraumas que sufre el pene durante la actividad sexual provocarían una respuesta inflamatoria en individuos predispuestos y que finalmente evolucionaría a la fibrosis.

La aparición de anticuerpos antinucleares en un 24% de los pacientes con esta patología, la hipergammaglobulinemia y la asociación con otras enfermedades fibroplásticas sugieren una base autoinmune.

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo son antecedentes de procedimientos invasivos en el pene, trauma en pene flácido o erecto durante el acto sexual, obesidad y tabaquismo. También se ha relacionado con patologías como hipertensión arterial, diabetes mellitus y dislipidemia.

Algunos estudios sugieren que son estos factores los que debilitan la vasculatura y producen su ruptura durante el coito. Esto lleva a la formación de un hematoma y su subsecuente organización como placa fibrosa en individuos predispuestos, por lo que el tratamiento de dichos factores podría prevenir secundariamente el desarrollo de esta enfermedad.

Síntomas

Los síntomas más habituales son: deformidad del pene, dolor durante la erección y disfunción eréctil.

El dolor aparece durante la fase inflamatoria de la enfermedad, generalmente es leve y se presenta durante la erección.

La incurvación del pene puede ser hacia su cara dorsal, ventral o lateral, produciendo acortamiento de éste.

Diagnóstico y tratamiento

Se diagnostica por simple inspección y palpación y el mejor tratamiento es el quirúrgico, que tiene como objetivo enderezar el pene.

La técnica más empleada es la plicatura de los cuerpos cavernosos, procedimiento sencillo que no actúa sobre la placa de fibrosis, sino sobre la convexidad del pene, rectificándola.

Aunque el porcentaje de corrección de la curvatura es elevado, su principal inconveniente es el acortamiento del pene y la disfunción eréctil.

Eyaculación precoz

¿Qué es?

La característica esencial de la eyaculación precoz consiste en la aparición de un orgasmo y eyaculación persistente o recurrente en respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante o poco después de la penetración y antes de que la persona lo desee.

Es el problema sexual más frecuente en hombres, estimándose que 4 de cada 10 hombres se ven afectados por algún cuadro de eyaculación precoz.

Causas

La eyaculación precoz es una queja frecuente y rara vez es causada por un problema físico.

Al comienzo de una relación suele ser causada por la ansiedad y demasiada estimulación. La sensación de culpabilidad y otros factores psicológicos también pueden estar implicados.

Esta afección, generalmente, mejora sin tratamiento.

Tratamiento

  1. La relajación es una práctica que puede ayudar a controlar este problema. Algunos hombres intentan distraerse a sí mismos con pensamientos que no tienen que ver con el sexo para evitar excitarse demasiado rápido.
  2. El método “pare y siga”. Esta técnica implica estimulación sexual hasta cuando el hombre reconozca que está a punto de llegar al orgasmo. Se suspende la estimulación durante treinta segundos y luego se comienza de nuevo. Se repite este patrón hasta cuando el hombre desee eyacular. La última vez se continúa la estimulación hasta cuando el hombre alcance el orgasmo.
  3. El método de la “compresión”. Esta técnica implica estimulación sexual hasta cuando el hombre reconozca que está a punto de eyacular. En ese momento, el hombre o su pareja aprieta suavemente el extremo del pene (donde el glande se une al cuerpo del pene) durante varios segundos. Se suspende la estimulación sexual durante 30 segundos y luego se comienza de nuevo. Se puede repetir este patrón hasta cuando el hombre desee eyacular. La última vez se continúa la estimulación hasta cuando el hombre alcance el orgasmo.
  4. Los antidepresivos (como el Prozac) y otros inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) pueden ayudar, porque uno de sus efectos secundarios es prolongar el tiempo de eyaculación.
  5. Se pueden aplicar cremas anestésicas locales al pene para disminuir la estimulación. La disminución de la sensibilidad en el pene puede demorar la eyaculación. El uso del condón también tiene ese efecto para algunos hombres.
  6. El hidrocloruro de dapoxetina (un fármaco llamado Priligy). Es un nuevo tratamiento para la eyaculación precoz de uso oral. Se recomienda tomarla junto con un vaso de agua una hora antes de cada relación sexual (es preferible no tomarla si se ha ingerido alcohol). Se ha estudiado que sus efectos se extienden hasta por tres horas de duración e incluso multiplica por cuatro el tiempo de latencia intravaginal, provocando en el hombre mayor sensación de control sobre la eyaculación y por ello, satisfacción.
  7. La evaluación de un terapeuta sexual, un psicólogo o un psiquiatra puede servir a algunas parejas a solucionar el problema.

Expectativas (pronóstico)

En la mayoría de los casos, el hombre es capaz de aprender el control de la eyaculación a través de la educación y de la práctica de las técnicas simples descritas anteriormente.

La eyaculación precoz crónica puede ser un signo de ansiedad o de depresión. Un psiquiatra o un psicólogo pueden ayudar a tratar estas afecciones.

Consecuencias

La eyaculación muy prematura, antes de que el hombre pueda penetrar la vagina, puede impedir que una pareja logre un embarazo.

La falta continua de control de la eyaculación puede causar insatisfacción sexual de parte de uno o ambos miembros de la pareja y puede llevar a tensión sexual o discordia en la relación.

La característica esencial de la eyaculación precoz consiste en la aparición de un orgasmo y eyaculación persistente o recurrente en respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante o poco después de la penetración y antes de que la persona lo desee.

Vasectomía

¿Qué es?

La vasectomía consiste en la sección y ligadura de los conductos deferentes. Como consecuencia, en poco tiempo el semen eyaculado no contiene espermatozoides.

Es un método de control natal que, aunque puede ser reversible en casos excepcionales, generalmente es permanente. La tasa de fallos no supera el 0.5 por ciento.

Procedimiento

Bajo asepsia (que debe incluir afeitado del campo operatorio) y anestesia local, hacemos una pequeña incisión en la parte anterior del escroto o bien dos laterales. Los conductos seminales (o deferentes) se sacan a través de la incisión, se cortan y se ligan tras extraer un segmento, de forma que los dos extremos de cada conducto quedan anudados y separados entre sí. A continuación se introducen nuevamente los conductos en el escroto.

El sangrado es mínimo y la herida suele requerir algún punto, aunque a veces no lo precisa. Se recomienda no haber tomado antiinflamatorios (como la aspirina) por lo menos una semana antes y después de la operación, porque pueden incrementar el riesgo de sangrado.

Por otro lado, es recomendable no mantener relaciones sexuales, por lo menos, una semana posterior a la operación. Asimismo, deberá hacerse una prueba de espermatozoides después de unas 20 relaciones sexuales o dos meses; durante ese lapso deberán usarse métodos anticonceptivos.

Otras consideraciones

-          No existe la llamada “vasectomía reversible”. Toda vasectomía se hace con ánimo de irreversibilidad. Si tiempo después de realizarse la vasectomía el varón desea tener descendencia, tendría que someterse a una nueva operación. Se trata de la vasovasostomía, o bien una biopsia testicular, a fin de obtener espermatozoides y fecundación artificial

-          Es conveniente llegar rasurado al quirófano

-          Se recomienda llevar calzoncillos ajustados y pantalones anchos. Así se evitará el movimiento de los testículos al andar y el roce del pantalón

-          Es conveniente no realizar ejercicios físicos intensos durante un par de semanas tras la operación

-          No produce ningún cambio hormonal ni sexual. Sólo impide el paso de los espermatozoides hacia el líquido seminal

-          Después de una vasectomía no se pierde la eyaculación, pues el semen no se produce en los testículos, sino sólo los espermatozoides

 Cuidados y recomendaciones tras la intervención

-          Tiene una o dos incisiones en el escroto cubiertas con un pequeño apósito que se lo puede quitar al día siguiente a la intervención

-          Los primeros días utilice un slip que le quede ajustado para que comprima la zona.

-          Antes de abandonar el Hospital, le daremos por escrito un informe sobre la intervención practicada

-          Puede ducharse al día siguiente a la intervención, dejando correr el agua por la herida, séquela bien y aplíquese betadine

-          Si durante las horas siguientes a la Intervención nota dolor, puede tomar el analgésico que use habitualmente siempre que no sea o contenga Acido Acetil Salicilico (ASPIRINA), ya que puede hacer sangrar más por la herida. Puede tomar Gelocatil, Termalgin, Nolotil, etc.

-          Si presenta fiebre de más de 38ª o dolor intenso que no cede con los analgésicos habituales, acudirá al Servicio de Urgencias del Hospital

-          Los puntos se caen solos, debiendo mantener la herida limpia y seca

-          Debe continuar con las medidas anticonceptivas que esté utilizando hasta ahora, durante unos 2 meses. Luego acudirá a su urólogo para realizarse un espermiograma con el fin de asegurar que ya no hay espermatozoides

 

 

Vasovasostomia (Reversidad de vasectomía)

¿Qué es?

La vasovasostomía es el nombre que recibe la intervención quirúrgica mediante la cual se pretende repermeabilizar los conductos deferentes que previamente se han seccionado al realizar una vasectomía.

Instrumentos empleados

Dentro de la técnica quirúrgica tiene un gran valor el medio de magnificación óptica, por ello, el microscopio quirúrgico es la herramienta fundamental para colocar los puntos en el lugar correcto y con la precisión milimétrica necesaria.

En Tecnourology disponemos del microscopio OPMI VARIO / S88 de ZEISS que nos otorga una calidad de imagen extraordinaria, resolución mejorada e increíble fidelidad de color otorgada por las ópticas.

El uso de este instrumento nos permitirá la realización de la sutura en dos planos, proporcionándonos un perfecto acoplamiento de las bocas del conducto y garantizándonos una solución de continuidad. Esto nos proporciona una unión estanca que impide la fuga de espermatozoides por la más mínima fisura.

En un lenguaje más sencillo, podríamos definirla como la cirugía que utilizamos para poder revertir una vasectomía y recuperar la fertilidad con el fin de volver a tener hijos.

Factores pronósticos

Llamamos factores pronósticos a las circunstancias que inciden en el resultado final de una intervención. En la vasovasostomía, estos factores se podrían resumir en cuatro:

  1. Tiempo de obstrucción. En todas las estadísticas publicadas por expertos en vasovasostomía, se pone de relieve que a menor tiempo transcurrido desde la intervención de vasectomía, mayor posibilidad de éxito.
  2. Nivel de la obstrucción. El nivel de la obstrucción viene marcado por el lugar del deferente en el cual se realizó la vasectomía. El porqué de su importancia a la hora de realizar una vasovasostomía viene condicionado por el hecho de que el diámetro del deferente es más delgado a medida que nos acercamos al testículo, en consecuencia cuanto más cerca de éste se practique la vasectomía, mayor dificultad tendremos a la hora de su recanalización.
  3. Técnica quirúrgica. Para llevar a cabo con éxito una vasovasostomía, utilizamos el microscopio quirúrgico como medio de magnificación y realizamos una sutura en dos planos con suturas de 10 “0″ en el plano mucomucoso y 9 “0″ en el plano adventicial. No dar más de 4 puntos en la unión de las mucosas por el riesgo de oclusión que supone.
  4. Experiencia del cirujano. El cirujano-urólogo con experiencia en la práctica de microcirugía será el especialista que pueda realizar ésta cirugía con éxito

Cuidados pre y post-quirúrgicos

-          Aconsejamos no tomar Aspirina los 10 días previos a la intervención dada su acción anticoagulante, o cualquier otro medicamento que altere los mecanismos de coagulación de la sangre. De ser necesario puede utilizarse el Gelocatil

-          Es conveniente para el paciente acudir al quirófano sin haber ingerido alimentos sólidos las 4-5 horas previas

-          Es imprescindible efectuar el día antes un rasurado completo de toda el área genital (pene y escroto), de forma que tengamos una mayor garantía de higiene

-          Tras la intervención, los movimientos del paciente deben ser suaves, sin brusquedad y, por supuesto, no practicar ejercicio físico de ningún tipo durante 10 días

-          Seguir un tratamiento médico de prevención y uso de suspensorios

-          Durante 20 días no se pueden mantener relaciones sexuales, puesto que en el momento del orgasmo se produce una potente contracción de toda la musculatura del área genital con la finalidad de expulsar el semen.

Controles analíticos post-quirúrgicos

Realizamos el primer análisis de semen a las 6 u 8 semanas. Si en este primer control se observa la presencia de espermatozoides móviles y con buena vitalidad, únicamente sugerimos un segundo seminograma a los dos meses para comprobar la persistencia de la calidad.

En el supuesto de una ausencia de espermatozoides en el primer control, practicamos nuevos análisis cada 2 meses. Sólo la ausencia de espermatozoides a los 8 meses hace pensar en un posible fracaso.